A través de entrenamiento deportivo y competición, personas con y sin discapacidad intelectual se benefician física, mentalmente, socialmente, y espiritualmente; las familias se fortalecen; y la comunidad en general, tanto a través de la participación y la observación, está unido en la comprensión de las personas con discapacidad intelectual en un entorno de igualdad, respeto, y la aceptación.

Si, o alguien que conoce, tiene interés en participar como atleta de Olimpiadas Especiales, le recomendamos que se ponga en contacto llenando este formulario: